Casetas de jardín de segunda mano, ¿Qué debo tener en cuenta?

Casetas de jardín de segunda mano

¿Te has planteado comprar una caseta de jardín de segunda mano? Como habrás podido comprobar, no existe mucha información al respecto. Apenas hay artículos que hablen sobre cómo, cuándo y dónde comprar casetas de segunda mano, ¿verdad?.

Sin embargo debe haber miles de artículos que hablan sobre la compra de un coche de segunda mano, artículos donde nos explican cómo valorar un coche según su año de matriculación, el estado del motor, kilometraje y cientos de aspectos que influyen en el precio de un coche de segunda mano.

Este artículo será la primera guía de compra de casetas de segunda mano, te contaré en qué debes fijarte antes de comprar una caseta de segunda mano, cómo negociar con el vendedor, cómo valorar las casetas de segunda mano y muchas cosas más.

Comprar una caseta de jardín de segunda mano es una actividad minoritaria

La compra de una caseta de jardín usada es mucho menos habitual que la de un coche usado, ya que una vez que se ha construido una caseta, ésta tiende a permanecer en el mismo lugar hasta que se retira para su eliminación, además, las casetas no tienen ruedas, por lo que son mucho menos transportables.

Dicho esto, hay casetas usadas disponibles en el mercado de segunda mano y puedes conseguir una buena ganga si buscas con cuidado y prestas atención a los detalles.

Primera regla a la hora de comprar una caseta de segunda mano: hay que ser precavido

Si el precio parece irreal, cientos de euros menos que el coste de una caseta nueva, lo más probable es que ésta tenga un problema. Así que antes de firmar y pagar ese precio increíblemente bajo, hay que tener en cuenta algunas cosas, he aquí algunos aspectos que debes investigar:

  • Daños visibles: Comprueba si hay daños visibles como grietas, actividad de las termitas, deformación, óxido y podredumbre. Busca también signos de daños exteriores en la caseta como la caída de una rama de árbol o el impacto de un cortacésped.
  • Techo: Echa un vistazo al techo y comprueba que no tenga golpes ni deformidades, revisa si tiene o ha tenido fugas y sobre todo si es un techo impermeable.
  • Paredes: ¿Hay manchas en las paredes que delaten la existencia de humedades? Por cierto, en este artículo te cuento cómo evitarlas: Cómo evitar la humedad en casetas de jardín.
  • Humedad: ¿Al entrar en la caseta notas un olor extraño?, ¿Hay indicios de la existencia de moho o hongos?.
  • Base: Examina la base de la caseta de jardín, presta atención a la podredumbre de la madera alrededor de la base si es un cobertizo de madera o a la corrosión del acero si es un cobertizo de metal. En este artículo te cuento todo lo que necesitas saber sobre las bases de las casetas: Cómo anclar una caseta de jardín al suelo.
  • Mantenimiento: Busca signos de mantenimiento periódico, es una señal positiva que muestra que el propietario ha cuidado la caseta. Si estás satisfecho con el estado del cobertizo y crees que puede servir para tu propósito, el siguiente paso es pensar en cómo trasladarlo a tu propiedad. La forma de transportar el cobertizo sin dañarlo puede ser un factor decisivo.
  • Óxido: El óxido suele aparecer en bisagras y elementos metálicos que están en contacto con el exterior. Si encuentras óxido en el interior de la caseta significa la existencia de humedad en la misma.
  • Ventanas: Presta especial atención a las ventanas. Éstas deben aislar completamente el interior de nuestra caseta de las inclemencias del tiempo por lo que no deben existir corrientes de aire, deben sellar bien y por supuesto no presentar signos de óxido.

Ventajas de comprar una caseta de jardín usada

Veamos cuáles son las principales ventajas de comprar una caseta de jardín usada, conociendo las ventajas podrás decidir si te conviene comprar una caseta de segunda mano o nueva:

  • La mayor ventaja de comprar un cobertizo de segunda mano es el precio. Dado que el mercado es tan reducido y que desmontar y transportar una caseta puede ser un engorro, el precio que pagará por una caseta usada será mucho menor que por una nueva.
  • Comprar una caseta usada es una buena oportunidad para ver cómo ha envejecido y si, en tu opinión, es lo suficientemente robusto como para tener una vida en el futuro. A menudo, si compra un cobertizo nuevo por Internet, no tendrá la oportunidad de inspeccionarlo y ver cómo está construido antes de comprarlo. Si compra un cobertizo de segunda mano, siempre le recomiendo que lo inspeccione cuidadosamente para comprobar que está en buenas condiciones.
  • Por último, un aspecto estupendo de la compra de una caseta de jardín de segunda mano es que no hay que esperar ya que el vendedor suele estar encantado de que se lo lleve allí mismo o tan pronto como puedas organizar el transporte. Todo lo contrario de comprarlo nuevo, hay que esperar los dichosos plazos de entrega.

Desventajas de comprar una caseta de jardín usada

Veamos ahora los inconvenientes de comprar una caseta usada, aspecto fundamental para valorar si merece la pena comprar la caseta usada o nueva:

  • La primera regla para comprar una caseta de segunda mano es: ¡cuidado con el comprador!. La persona que vende la caseta tendrá una razón declarada para venderla y también puede haber una razón oculta. Hay que averiguar cuál es la verdadera razón para vender la caseta de jardín. Puede ser que se esté mudando de casa y quiera hacer que el jardín parezca lo más grande posible para un futuro comprador. Puede ser que el vendedor esté remodelando su jardín y esté instalando una caseta más nueva. Puede ser que la caseta de jardín de madera haya empezado a pudrirse o a tener goteras e intentar venderlo sea una mejor opción que pagar a alguien para que se lo lleve.
  • Lo segundo en su lista debería ser una evaluación del estado del cobertizo. Eche un vistazo al tejado, ¿tiene o ha tenido goteras? ¿Hay manchas en las paredes? ¿Hay humedad en el interior del cobertizo? El otro lugar donde hay que buscar la degradación del cobertizo es en la base. Fíjate en si la madera se está pudriendo alrededor de la base o en la corrosión del acero si se trata de un cobertizo metálico.
  • El transporte es otra desventaja, no todo el mundo dispone de un vehículo grande y espacioso que nos permita transportar la caseta.
  • Desmontar y volver a montar la caseta de jardín puede llegar a ser una tarea insufrible. Cuando se trata de desmantelar una caseta, nos encontramos con el problema de los pernos corroídos y las juntas clavadas. Resolver estos problemas sin dañar la estructura de la caseta de jardín es parte del precio que se paga por comprar de segunda mano. Puede que esté consiguiendo una ganga, pero casi siempre implicará más tiempo que si compras una caseta nueva a un distribuidor.
  • No existe garantía cuando realizamos una compra de un objeto usado. Aunque siempre puedes revisar lo que dice la OCU al respecto.
  • Otro inconveniente son los daños que puedan ocasionarse durante el transporte de la caseta.

El factor más importante al que tendrá que enfrentarse es el transporte

La forma de transportar la caseta de jardín puede ser un factor decisivo. Si sólo necesitas trasladar la caseta una distancia corta el transporte podría realizarse en una sola pieza sin desmontarla.

Hay que tener en cuenta que existen casetas que se pueden dividir en paneles, otras casetas de jardín a menudo se pueden dividir en componentes individuales y el pero de los casos son aquellas casetas cuyo desmontaje es un proceso lento y laborioso.

El tamaño de los paneles y los componentes de nuestra futura caseta de jardín determinará si puedes meterlos en el maletero de tu coche, atarlo al techo, si necesitas un remolque o un vehículo más grande. Así que deberás tener en cuenta el coste del transporte a la hora de realizar una oferta.

Comprar una caseta de jardín de 2ª mano puede resumirse como sigue

Las ventajas de comprar una caseta usada son:

  • Precio: pagará mucho menos que por una nueva.
  • Estado: podrá inspeccionar el cobertizo exacto que va a adquirir y ver su estado.
  • Entrega: no tendrás que esperar a que llegue, directamente te la llevas a casa.

Sin embargo, como siempre, estos aspectos se compensan con los que hay que tener en cuenta, como por ejemplo:

  • Evaluar bien el estado del cobertizo
  • Calcular el precio correcto (y no pagar de más)
  • Desmontar y transportar el cobertizo sin dañarlo

No existe una guía de precios para la compra de casetas de 2ª mano

Sería estupendo poder buscar el precio del modelo, el año y ajustar ligeramente el kilometraje y el estado. Este no es el caso de los cobertizos.

Cuando se trata de comprar una caseta de segunda mano estás solo, es un verdadero reto y a la vez una gran oportunidad. Puede que encuentres una buena oferta pero debes tener en cuenta además del precio factores como el tiempo y la practicidad para asegurarse de que la caseta está en buen estado.

¿No te convence comprarte una caseta usada?

Si después de leer esta guía sobre cómo escoger una buena caseta de jardín de segunda mano piensas que no es tan buena idea, que lo mejor es comprarla nueva, no dudes en visitar nuestra tienda online de casetas de jardín:
Visita nuestra tienda de casetas de jardín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad