Qué suelo poner en una caseta de jardín

Qué suelo poner en una caseta de jardín

Acabas de comprarte una bonita caseta de jardín, estás esperando a que te la lleven a casa y ya has pensado cuál es el mejor lugar donde colocarla.

Es el momento de pensar en el tipo de pavimento que utilizaremos para fijar nuestra caseta al terreno, en este artículo voy a enseñarte a escoger qué suelo poner a tu caseta de jardín.

La elección del suelo para una caseta de jardín no solo depende de un aspecto estético y económico, también hay otros factores a tener en cuenta factores como el tránsito, la humedad, la exposición a la luz solar y la durabilidad.

Los mejores suelos para las casetas de jardín

Solera de hormigón

Qué suelo poner en una caseta de jardín: Solera de hormigón

Las soleras de hormigón son elementos no estructurales destinados a proporcionar un firme horizontal ya sea como acabado definitivo o como base para recibir otro tipo de pavimentos.

La solera de hormigón es ideal para proporcionar un firme horizontal sobre el que construir nuestra caseta de jardín, también lo podemos utilizar como suelo de la caseta.

La solera de nuestra caseta de jardín la podemos construir con diferentes tipos de hormigón, cada uno con sus propias características:

  • Solera de hormigón impreso: La mejor opción para nuestra caseta de jardín porque permite utilizar moldes y pinturas para conseguir el color y la forma que más nos guste. Esta solera es perfecto para crear el suelo de nuestra caseta de jardín.
  • Solera de hormigón desactivado: Otra buena opción para la creación del suelo de nuestra caseta. Estamos ante un suelo muy resistente a las inclemencias del tiempo con propiedades antideslizantes.
  • Solera de hormigón drenante: Contiene una gran porosidad por lo que es perfecto para utilizar en aquellas zonas donde se suele acumular el agua de lluvia.
  • Solera de hormigón autocompactante: El hormigón autocompactante no precisa de compactación porque se incorpora a la mezcla unos aditivos superplastificantes. Otra buena opción para utilizar como suelo de nuestra caseta de jardín.
  • Solera de hormigón fratasado: Quizás una de las peores opciones que podemos utilizar para el suelo de nuestra caseta ya que el hormigón fratasado tiene la superficie muy áspera.
  • Solera de hormigón pulido: El hormigón pulido es el que se emplea en hospitales, industrias y centros comerciales, instalaciones donde el piso está sometido a un alto tráfico e impactos.

Tienes más información sobre las soleras de hormigón aquí.

Bloques de hormigón enterrados

Qué suelo poner en una caseta de jardín: Bloques de hormigón soterrados

Esta técnica consiste en la colocación de bloques de hormigón que funcionan como puntos de apoyo nivelados para que las viguetas caigan sobre estos. Estamos ante una de las mejores maneras de nivelar el asentamiento de nuestra caseta de jardín a la vez que construimos el suelo de la misma.

Lo ideal es colocar los bloques de hormigón cada 50 cm para repartir uniformemente el peso de nuestra caseta y evitar de esta manera hundimiento con el paso del tiempo. La utilización de esta técnica de cimentación nos ahorrará una buena cantidad de dinero y tiempo.

Para poder utilizar esta técnica de cimentación necesitamos que nuestra caseta tenga un suelo de madera con vigas o travesaños. Este tipo de cimentación es perfecta para casetas de jardín pequeñas y/o medianas.

Vigas de fibrocemento

Qué suelo poner en una caseta de jardín: Vigas de hormigón

Esta técnica de cimentación se emplea con casas de madera de gran tamaño y peso. Por este motivo no creo que la vayamos a utilizar para crear el suelo a nuestra caseta de jardín.

Las vigas de fibrocemento se utilizan para cubrir el perímetro de la caseta de madera de manera creando en su interior tantas cuadrículas como sean necesarias para asegurar los puntos de apoyos de nuestra caseta.

Esta técnica de cimentación es bastante económica y requiere más de una persona para manipular y colocar cada viga de fibrocemento en su posición.

Suelo de baldosa ranurada

Qué suelo poner en una caseta de jardín: Baldosa ranurada

Una opción rápida para crear el suelo de nuestra caseta de jardín es la utilización de baldosas ranuradas. Ésta nos permiten elevar y crear una base sólida sobre la que instalar nuestra caseta de madera

Para la realización de esta técnica de cimentación necesitaremos realizar una serie de trabajos previos:

  • Nivelar el terreno.
  • Impermeabilizar la zona donde irán asentadas las baldosas ranuradas mediante la utilización de una lona.

Las baldosas ranuradas se instalan cubriendo todo el perímetro del suelo de nuestra caseta de jardín que permanecerá aislada del suelo y totalmente nivelada. Este tipo de cimentación se emplea únicamente con casetas de jardín pequeñas y que tengan suelo de madera con rastreles.

Palets para casetas de madera

Qué suelo poner en una caseta de jardín: palets

La utilización de palets está muy extendida en la construcción de casetas de jardín, de hecho en este artículo puedes ver cómo se construye una caseta de jardín en tiempo record.

Utilizar palets para la construcción del suelo e nuestra caseta de jardín es un solución económica y práctica. Es ideal como base en terrazas o bien para construir nuestra caseta de jardín directamente sobre la tierra.

Este tipo de cimentación se emplea con cobertizos y casetas de jardín livianas y de pequeña envergadura.

Plots regulables

Qué suelo poner en una caseta de jardín: Plots regulables

La utilización de plots pertenece a un sistema de nivelación para suelos de madera que se emplea siempre sobre bases rígidas. Se puede utilizar este sistema con casetas de madera que incluyan suelo y rastreles.

Mediante la utilización de los plots crearemos puntos de apoyo que nivelaremos para conseguir una superficie plana y a nivel. Sobre los plots colocaremos los rastreles que formarán la cuadrícula sobre los que reposará el suelo de madera de nuestra caseta de jardín.

Los suelos de casetas de almacenaje para jardín más populares

Suelo de hormigón

El suelo de hormigón, el más duradero de los suelos de cobertizos, resistirá casi todo lo que se le eche encima. Con el hormigón, no tienes que preocuparte por los daños causados por el agua, los insectos que se comen la madera o la podredumbre. Y de todas las opciones existentes, es la que requiere menos mantenimiento.

Dicho esto, el hormigón tiene los inconvenientes:

  • El hormigón no es muy atractivo ni acogedor además de ser un material muy duro.
  • Si piensas estar durante mucho tiempo de pie y trabajando en tu caseta de jardín, el hormigón le pasará factura a sus pies.
  • El hormigón se enfría mucho durante los meses de invierno, lo que crea otro problema de comodidad.
  • Como es poroso, el hormigón sin sellar se mancha con bastante facilidad.

Madera contrachapada tratada a presión

La madera contrachapada tratada a presión es un material que aisla del frío y la humedad del suelo y es más indulgente con tus pies y rodillas, ya que, a diferencia del hormigón, cede cuando caminas sobre ella.

Por supuesto, también tiene sus inconvenientes:

  • La madera contrachapada es un revestimiento de suelo más atractivo que el hormigón, pero no ofrece un aspecto acabado.
  • También es propenso a la putrefacción (incluso la madera tratada a presión sucumbirá a los elementos con el tiempo) y al desgaste.
  • Si planea arrastrar o conducir equipos pesados por el suelo de su cobertizo, el suelo de madera contrachapada se astillará y se abrirá, requiriendo su reparación o eventual sustitución.

Tablas machihembradas de madera

Las tablas de madera machihembradas pueden ser una gran opción para el suelo de tu caseta de jardín. Las maderas son fuertes, más tolerantes con los pies y mucho más atractivas que la madera contrachapada o el hormigón. Sin embargo, tienen los mismos inconvenientes que la madera contrachapada.

Los tablones también pueden deformarse cuando se exponen al agua, y aunque el suelo del cobertizo está protegido de los elementos, no es impermeable. Una puerta abierta por descuido, el equipo mojado y sus zapatos llenos de barro expondrán el suelo al agua, lo que provocará que se pudra, se manche y se deforme.

Y, al igual que la madera contrachapada, los tablones pueden quedar fácilmente marcados si se arrastran o ruedan objetos pesados sobre ellos. Los tablones de madera también pueden mancharse si se derraman líquidos o se dañan con el agua.

Plástico

Muchos cobertizos de plástico están diseñados con suelos de plástico. El plástico tiene algunas grandes ventajas. Es impermeable al agua y resiste mejor las manchas que la madera o el hormigón. Aunque el plástico tiene sus ventajas, no es una buena opción si piensa almacenar equipos pesados en su cobertizo.

Un suelo de plástico puede no ofrecer un soporte adecuado para artículos como los cortacéspedes. No querrá arriesgarse a romper el suelo de su cobertizo. Y, al igual que la madera, el plástico también es susceptible de sufrir daños por la maquinaria pesada.

Adoquines

Los adoquines ofrecen un aspecto más agradable estéticamente que la losa de hormigón con cualidades de resistencia similares. Ciertamente, un cobertizo con adoquines será más atractivo que el hormigón simple. Pero, al igual que el hormigón, los adoquines son fríos, y son duros e implacables con los pies y las rodillas.

También pueden ser propensos a hundirse o salirse de su sitio si no están bien instalados, especialmente si piensa mover equipos pesados por el suelo. También se dañan más fácilmente que el hormigón. Si el suelo de adoquines es muy duro, es posible que se produzcan astillas, grietas y manchas.

Tablero de virutas orientadas (OSB)

El OSB es el suelo estándar. Es barato. Es fuerte. Lo más probable es que se utilice como subsuelo en su casa. Pero hay una razón por la que no se puede ver cuando se entra por la puerta principal. También es feo.

Si lo que busca es un suelo resistente que sea indulgente con sus pies, el OSB es una gran opción. Si busca mejorar la estética de su cobertizo, busque en otra parte.

Y aunque los tableros OSB son estupendos para las casas herméticas, puede que no sean una buena opción para el suelo de un cobertizo, que puede estar expuesto a la lluvia, a derrames y fugas de líquidos y a equipos húmedos. Al igual que la madera contrachapada, el OSB puede acabar rompiéndose y pudriéndose.

Qué hay que tener en cuenta antes de elegir el suelo de una caseta de jardín

Durabilidad

Es difícil exagerar la importancia de la durabilidad. El suelo de un cobertizo es un espacio de trabajo, por lo que es más que probable que reciba una paliza. Va a hacer rodar equipos pesados sobre él.

Estará expuesto al agua y a los productos químicos. Se dejarán caer cosas sobre él y se arrastrarán por encima. Se enfrentará a un calor abrasador y a temperaturas bajo cero. Entonces, ¿cómo se enfrentan a estas amenazas los revestimientos de suelos que existen?.

El linóleo y el vinilo repelen el agua y resisten los arañazos, las abolladuras y las rozaduras en medio de un sinfín de pisadas. Sin embargo, no son indestructibles. Puede dañarse si piensa arrastrar equipos pesados sobre él. El epoxi defenderá su suelo de la humedad, las manchas, las rajaduras y las grietas.

Las alfombras de goma diseñadas para el garaje también son otra opción. Dejar caer objetos pesados sobre una alfombra de goma pesada no la dañará. También protegerá el suelo que hay debajo.

Los revestimientos de madera para el suelo, como el OSB y la madera contrachapada, pueden ser el tipo más común de suelo para cobertizos. La madera es resistente, pero también es susceptible de sufrir una serie de problemas que pueden comprometer su durabilidad, como daños por agua, podredumbre y bichos que se alimentan de madera.

Instalación

Dado que probablemente instalará este suelo usted mismo, asegúrese de que el material que elija sea algo con lo que se sienta cómodo trabajando. No hay nada peor que gastar tiempo y dinero en un proyecto de bricolaje que está por encima de sus posibilidades y que da malos resultados.

Revise las directrices de instalación para determinar la dificultad del proceso. También tendrá que considerar qué es lo apropiado para el subsuelo que tiene. Algunas opciones de revestimiento de suelos están diseñadas para bases de hormigón, mientras que otras son para subsuelos de madera.

Los diferentes materiales de los suelos vienen cada uno con diferentes desafíos. El epoxi puede ser muy duradero, pero la instalación es complicada, por lo que es difícil que un bricolaje lo instale correctamente. Las manchas y los selladores, en comparación, son un trabajo de bricolaje mucho más fácil.

Las baldosas de linóleo también son bastante sencillas de instalar, pero requieren el uso de un adhesivo de látex, que puede ser sucio. Los tablones de madera machihembrados no son complicados de instalar, pero pueden requerir mucho tiempo. La instalación de madera contrachapada u OSB es bastante sencilla, pero puede requerir un par de manos adicionales debido al peso del material.

Cómo se adhieren

De los diferentes tipos de suelos para cobertizos, algunos son más resistentes que otros. Cuando coloque el suelo, querrá asegurarse de que se mantiene en su sitio a pesar de lo que se le eche encima.

Tanto si se decide por la pintura, el revestimiento epoxi, las tablas machihembradas, los tableros OSB o cualquier otro material, tenga en cuenta la adherencia del revestimiento al subsuelo.

Esto es especialmente importante si está añadiendo el suelo a un cobertizo ya existente que puede haber estado sometido a desgaste. Sea cual sea el caso, querrá asegurarse de que el subsuelo está bien preparado para adherirse al material que planea colocar sobre él.

Curado

¿Te has preguntado alguna vez por qué la construcción de carreteras sólo tiene lugar en verano? Tiene que ver con el curado. El asfalto no se cura, es decir, no se endurece adecuadamente, en los meses fríos. Lo mismo ocurre con muchos productos para suelos.

Esto incluye muchos revestimientos y selladores para suelos de hormigón, así como algunos productos para suelos de madera. A menudo, el curado depende de la temperatura. Por lo tanto, algunos productos sólo pueden instalarse durante ciertas estaciones, dependiendo de su lugar de residencia.

Como lo más probable es que su cobertizo no esté climatizado, deberá tener esto en cuenta a la hora de decidir qué suelo utilizar y cuándo instalarlo.

Precio

Casi no hace falta decirlo, pero tendrá que tener en cuenta cuánto le va a costar. Los productos como el OSB serán mucho más baratos que los suelos machihembrados más sofisticados.

Los tratamientos para las losas de hormigón también varían de precio. Deberá calcular el coste de sus opciones y considerar cuánto está dispuesto a pagar para mejorar el suelo de su cobertizo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad